El proyecto empresarial necesita visión, pasión y un sueño al final del camino, pero también hay que pisar tierra con paso firme y recuperarse de tropiezos más bien poco divinos.

La hucha de la vergüenza (y la mejora)

Tenemos en ENCAMINA desde hace unos días, varias huchas que acogen las multas que nos ponemos cuando alguien del equipo habla mal de alguien (o habla despectivamente, en general).

Y es que los juicios negativos sobre una persona nos traicionan porque nos predisponen a una relación condenada a la distancia en el futuro. Y una empresa de servicios, orientada al cliente, y que Piensa en Colores (desde el compromiso y la pasión), no puede permitirse que en las reuniones, mails, teams, pasillos o en la barra de un bar, se hable mal de clientes, colaboradores o de quién sea. Crear la tan necesaria empatía, cercanía, buen rollo, flow, es justo lo contrario de eso.

Las huchas nos ayudan a mejorar mucho, porque nos hacen más conscientes de nuestras palabras y juicios.

Nosotros hemos venido a ENCAMINA a construir, no a batallar

Nuestras palabras influyen poderosamente en cuantos nos rodean y en nosotros mismos. Mucho más de lo que podemos ser conscientes. Así pues, debemos ser muy cuidadosos con lo que sembramos, si queremos cultivar relaciones satisfactorias, una mente sana y optimista, e incluso un mundo mejor.

Lo mejor para nuestra salud personal y profesional es quitarse de encima malos pensamientos (y palabras negativas)  y ser lo más empáticos y positivos que podamos con cuantos nos rodean.

Erramos y aprendemos

Y pese a todo, somos humanos y alguna vez podemos tener un desliz y equivocarnos...Pues para eso tenemos la hucha: para pagar nuestras culpas y sobre todo para mejorar.

PD: las huchas ya tienen ONG asignada para fin de año. Espero no recoger mucho dinero por esta vía 🙂

 

mm

Sobre Hugo de Juan

Ingeniero de Telecomunicación en mis inicios, pasé al lado más colorido del negocio con un master en Marketing y posteriormente con un Executive MBA. Hoy CEO en ENCAMINA, socio director en ENTRESISTEMAS, profesor postgrado en ESIC Marketing & Business School, soñador, eterno aprendiz y doctorando en economía digital. Me va el marketing, la tecnología, mi familia, los amigos y la vida buena, incluso más que la buena vida.
Esta entrada ha sido publicada en reflexiones, vida. Enlace permanente.
Suscríbete a Con la cabeza en las nubes y los pies en el suelo

Suscríbete a Con la cabeza en las nubes y los pies en el suelo

Recibe todas las actualizaciones semanalmente de nuestro blog

You have Successfully Subscribed!

ENCAMINA, piensa en colores