El proyecto empresarial necesita visión, pasión y un sueño al final del camino, pero también hay que pisar tierra con paso firme y recuperarse de tropiezos más bien poco divinos.

20 años de logros y unos cuantos fracasos, un buen ejemplo de resiliencia

Tras cumplir 20 años como empresa, hemos recibido muchas felicitaciones apelando a nuestra resiliencia (palabra de moda hace algunos años y hoy muy habitual en todos los ámbitos de la vida)… y creo que hay algo valioso que extraer de ello.

Se dice que la resiliencia es la capacidad que tiene una persona o un grupo, de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. O también que la resiliencia es el proceso de adaptación exitosa frente a la adversidad, el trauma, la tragedia, las amenazas o las fuentes significativas de estrés, tales como problemas familiares, o en las relaciones interpersonales, graves problemas de salud, así como situaciones de estrés a nivel laboral o financiero. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.

Internet está lleno de ejemplos heroicos a nivel personal en lo que se refiere a resiliencia, de esos que te hacen saltar las lágrimas… Seguro que todos conocemos personas en nuestro entorno que son un buen ejemplo de resiliencia, como para mí lo es mi madre.

Resiliencia en la empresa

Llevado al mundo de la empresa, la Resiliencia Organizacional es la capacidad de una organización de absorber choques e impactos profundos sin perder la capacidad de cumplir su misión. Es decir, la habilidad que tienen las empresas para sobreponerse a circunstancias desfavorables, las cuales han generado cambios en su desarrollo habitual. Por ejemplo, la capacidad de reinventar dinámicamente los modelos de negocio y estrategias a medida que las circunstancias cambian.

Para nuestro vídeo conmemorativo de nuestro 20 aniversario como ENCAMINA elegimos unos cuantos ejemplos de tortazos de entre los muchos que nos hemos dado en 2 décadas:

Fueron muchas las respuestas de felicitación, pero también muchas las de ánimo e incluso de compasión por tanto tropiezo… Yo agradezco todas las respuestas, mucho, pero además quiero extraer una reflexión en el ámbito de la “resiliencia”: cualquier empresa que existe, ya ha demostrado diariamente su capacidad de sobreponerse y adaptarse a cada reto y cada nuevo día. Quizá, ser una empresa resiliente, como ENCAMINA lo ha demostrado ser, no tiene mucho de especial.

Como tip principal me llevaría: todas las empresas sufren reveses (y a poco que busquemos, mucho peores que la nuestra), así que asumamos que los tropezones son parte de la normalidad y sigamos adelante.

Y por otro lado, como profesionales, si seguimos con el hambre de querer seguir siendo útiles cada día, de aportar algo a los demás, superando los problemas y exigencias diarias, entonces también somos más resilientes de lo que creemos.

Como tip principal me llevaría: siempre es más llevadero y efectivo para superar los baches el hacerlo en equipo, contando con todos los demás, siendo empático y generoso. Y perseverar. Perseverar y perseverar.

 

#KeepThinkinginColors #DontStopMeNow

 

mm

Sobre Hugo de Juan

Ingeniero de Telecomunicación en mis inicios, pasé al lado más colorido del negocio con un master en Marketing y posteriormente con un Executive MBA. Hoy CEO en ENCAMINA, socio director en ENTRESISTEMAS, profesor postgrado en ESIC Marketing & Business School, soñador, eterno aprendiz y Doctor Ingeniero en economía digital. Me va el marketing, la tecnología, mi familia, los amigos y la vida buena, incluso más que la buena vida.
Esta entrada ha sido publicada en aprendizaje, barrigazos, vida, visión y etiquetada como , , . Enlace permanente .
Suscríbete a Con la cabeza en las nubes y los pies en el suelo

Suscríbete a Con la cabeza en las nubes y los pies en el suelo

Recibe todas las actualizaciones semanalmente de nuestro blog

You have Successfully Subscribed!

ENCAMINA, piensa en colores