Cosas que se me ocurren sobre ENCAMINA, su negocio, sus personas, sus clientes…

Planes de promoción de empleo, pero ¿Cómo?

Se habla últimamente de los  planes de promoción de empleo municipales como una forma de paliar la terrible situación de desempleo que sufren muchísimas personas y que coloca en riesgo de exclusión social a muchas de ellas.

Es innegable que necesitamos mejorar las cifras del paro que se disparan debido a la crisis económica que llevamos sufriendo ya cinco años, lo que no tengo claro es cuál es la forma más eficiente de usar los escasísimos y por tanto valiosísimos recursos de que la Administración puede disponer.

Yo creo que la mejor inversión que se puede hacer no es en mejorar el empleo sino la empleabilidad de las personas y que esto básicamente se consigue con formación, formación y formación y desde mi punto de vista la salida a esta situación pasa por una apuesta decidida por el desarrollo de una sociedad basada en el conocimiento con lo que ello supone de inversión, en educación, en todos los niveles desde preescolar a universitaria, pasando por primaria, secundaria y sobre todo formación profesional, pero también en una cambio de estructuras y procesos que modernicen definitivamente el entramado de la enseñanza. Esto siempre acompañado de la apuesta por la I+D+i tan reivindicada públicamente  como denostada en la práctica a la hora de la asignación de recursos.

file7491250647364

Farmer64 en http:\\www.morguefile.com

Evidentemente esta apuesta es a largo plazo y como todo lo importante, lamentablemente,  siempre quedará para después porque lo primero es lo urgente, que en este caso es el paro. No obstante si hubiéramos empezado hace 5 años, hoy quizá ya estaríamos recogiendo los frutos porque el largo plazo siempre llega antes de lo que uno espera.

Si pensamos en las teorías de “La clase creativa” economista Richard Florida, aunque no exento de detractores, nos encontraremos con que los mayores niveles de vida se dan en ciudades donde la innovación, la creatividad y la tecnología son una parte importante de sus economías.

Por otro lado ejemplos como los de Finlandia o Corea del Sur nos pueden poner en la pista de cuáles son las claves de un futuro desarrollo económico y sostenible: educación e I+D+i.

Por todo ello pienso que si se llevan a cabo planes de promoción de empleo no ha de quedarse solo en crear puestos de trabajo temporales y a veces demasiado poco cualificados sino que además debería de apostar por apoyar un empleo de calidad, ligado a la innovación, la tecnología y el conocimiento, que pueden ser tractores de muchos otros empleos y que sobre todo ayude a que muchas personas educadas costosamente en nuestras universidades y con una alta cualificación, en la mayoría de los casos, no nos abandonen para emprender sus carreras profesionales en el extranjero dejando allí los frutos de esa educación que tanto esfuerzo nos ha costado darles como sociedad.

¿Creéis que los planes de promoción de empleo son necesarios o es tirar el dinero público? ¿Se deben incluir trabajos muy cualificados en estos planes o solo aquellos menos cualificados que por otra parte son los más castigados por la crisis? ¿Debe ser la Administración quien contrate o debería fomentarse el contrato por parte de las empresas mediante licitación pública? Ahí dejo unas cuantas cuestiones para pensar en ellas.

Esta entrada ha sido publicada en Entorno, Recursos Humanos, Relaciones Institucionales. Enlace permanente.

Leave a reply

ENCAMINA, piensa en colores